START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH

¿QUÉ ES LA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL?

La Inseminación Artificial es un Tratamiento de Reproducción Asistida que consiste en introducir dentro del útero de la mujer, en el momento de la ovulación, una muestra de semen, preparada en el laboratorio, en la que se hayan concentrado los espermatozoides con mayor capacidad fecundante, con el objetivo de conseguir un embarazo. Se trata de una técnica de Reproducción Asistida muy sencilla de realizar y sin molestias para la paciente, que ofrece unas muy buenas tasas de éxito.

En Amnios in Vitro Project disponemos de la última tecnología y un experto equipo médico, lo que nos permite ofrecer a nuestros pacientes las máximas garantías de éxito en sus tratamientos.

¿BUSCAS UN TRATAMIENTO DE INSEMINACIÓN?

En AMNIOS te ofrecemos un tratamiento de Inseminación Artificial con la última tecnología.

¿QUIÉN SE PUEDE BENEFICIAR DE UN TRATAMIENTO DE INSEMINACIÓN ARTIFICIAL?

Para decidir cuando la Inseminación Artificial con semen de la pareja es la técnica adecuada, lo primero que se debe realizar a la pareja es un estudio de esterilidad. En líneas generales, está indicada en los siguientes casos:

  • Parejas en las que el varón posea un número algo menor de espermatozoides útiles.
  • Parejas en las que la mujer presenta anomalías en su ovulación.
  • Parejas en las que la mujer tiene una Trompa de Falopio alterada u obstruida pero la otra está bien.
  • Parejas con esterilidad de origen desconocido: cuando no se encuentre un factor concluyente causante de la falta de embarazo.

La Inseminación Artificial con semen de donante es una técnica necesaria en las siguintes ocasiones:

  • Mujeres sin pareja masculina.
  • Parejas en las que el varón presenta una grave alteración de los espermatozoides.
  • Parejas en las que el varón no tiene ninguna producción de espermatozoides.

¿EN QUÉ CONSISTE LA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL?

El tratamiento Inseminación Artificial que ofrecemos en AMNIOS puede hacerse en ciclo natural o en ciclo inducido, independientemente de si la muestra de semen procede de la propia pareja o de un donante. En cualquier caso, la elección de uno u otro método dependerá de diversos factores, como la edad de la mujer o los resultados del estudio de fertilidad previo.

Las condiciones para realizar una Inseminación Artificial en Ciclo Natural son:

  • Tener una reserva ovárica normal.
  • Tener ciclos ovulatorios normales.
  • Tener las trompas abiertas (permeables).

En este tipo de tratamiento,  comenzamos a realizar test de ovulación en orina a partir del día 10 del ciclo (teniendo en cuenta que en un ciclo de 28 días, habitualmente la mujer ovula en torno al día 14). Una vez que el test detecta la ovulación, procedemos a preparar la inseminación, que debe realizarse al día siguiente.

Las principales diferencias del ciclo natural residen en la no necesidad de medicación, por lo que resulta algo más económico, y en que, al hacerse con la ovulación natural, el riesgo de embarazo gemelar es el mismo que en un embarazo espontáneo (alrededor del 1 %), ya que no se induce la ovulación.

Las posibilidades de éxito con esta técnica dependen de la edad de la mujer. En mujeres menores de 38 años se sitúa alrededor del 10-15 % por intento, un porcentaje no muy elevado (se trata de la principal desventaja de esta técnica).  Por encima de los 38 años, se desaconseja la inseminación en ciclo natural, debido a los bajos resultados.

 Si esta técnica fracasara en 3 o 4 ciclos, entonces se plantearía la inseminación artificial con inducción de la ovulación

En el caso de la Inseminación Artificial en ciclo inducido o estimulado se lleva a cabo una inducción de la ovulación antes de la inseminación. El tratamiento comienza con una ecografía vaginal en el segundo o tercer día del ciclo, para comprobar que los ovarios están en reposo y se puede comenzar el proceso de estimulación del ovario.

En ese momento, comienza el proceso de inducción de la ovulación. Para ello, la mujer se inyecta una hormona (FSH, hormona estimulante de los folículos) según la pauta prescrita por el especialista. El objetivo de esta estimulación es tener 2 o como mucho 3 folículos. El proceso se controla mediante ecografía, hasta que se detecta que hay de 1 a 3 folículos de un tamaño adecuado, es decir  mayores de 17 o 18 mm. En ese momento, se induce la maduración de los óvulos que hay dentro de los folículos mediante otra inyección de hCG. La inseminación se programa dentro de las 36 horas siguientes a la inyección de esta última hormona.

El control ecográfico de la inducción de la ovulación es fundamental para evitar el riesgo de embarazo múltiple. En ocasiones la respuesta del ovario es mayor de la esperada, y entonces es necesario cancelar el ciclo. En un ciclo de inducción de la ovulación para inseminación artificial suelen ser necesarias dos o tres ecografías.

La principal ventaja de la inducción de la ovulación es que las tasas de embarazo son más altas (alrededor del 20-25 % por intento). Pero tienen el inconveniente de aumentar el riesgo de embarazo gemelar (hasta el 20 % de todos los embarazos). Además, supone un coste añadido al tratamiento.

En mujeres de más de 38 años debemos considerar la inducción de la ovulación de inicio, para incrementar las posibilidades de éxito. En mujeres menores de esta edad, es posible iniciar el tratamiento en el ciclo natural.

En los tratamientos de Inseminación Artificial,  el semen puede proceder de la propia pareja o de un donante.

La selección del donante de semen se hace en función del perfil físico que la pareja aporta  (talla, peso, color de ojos, color y textura del pelo, color de la piel, grupo sanguíneo y Rh). En el caso de mujeres sin pareja masculina, la selección del donante depende de las pautas establecidas por la paciente.

Todos nuestros donantes han sido estudiados y seleccionados de acuerdo con los requerimientos legales en España, establecido en Ley de Reproducción Asistida de 2006 aprobada por Real Decreto 1301/2006. Una vez que un donante reúne todas estas características, la muestra de semen se congela y preserva en nuestro banco de muestras, lista para ser utilizada en un tratamiento de inseminación con esperma de donante.

Después de pasar por un cierto número de ciclos de inseminación artificial, muchas mujeres habrán conseguido quedarse embarazadas. Sin embargo, no en todos los casos el tratamiento finalizará con éxito. Ello puede deberse a la existencia de alguna patología (como endometriosis, por ejemplo) que si bien en ocasiones es detectable, en otras es muy difícil de diganosticar.

El final del tratamiento de Inseminación Artificial sin éxito no debe suponer la renuncia a conseguir el embarazo. Existen otros tratamientos que pueden conseguir lograr el objetivo. En este caso, el paso siguiente a la Inseminación Artificial es la Fecundación in Vitro.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

SI LO PREFIERES, LLÁMANOS

¿NO ES TU PRIMER CICLO?

Si ya te has sometido a ciclos de inseminación artificial sin éxito, no te desanimes. No es recomendable llevar a cabo más de cuatro ciclos, ya que a partir del cuarto ciclo las probabilidades de éxito descienden notablemente. Si no has llegado al cuarto ciclo, los primeros ciclos pueden aportar una valiosa información que nos ayude a determinar el origen del problema, pudiendo optimizar el procedimiento de cara a futuros ciclos, aumentando así las probabilidades de embarazo.

Acude a una consulta gratuita en AMNIOS, donde valoraremos cómo mejorar tu tratamiento y sus probabilidades.

¿PODEMOS AYUDARTE?

Si tienes alguna duda sobre nuestra clínica o alguno de nuestros tratamientos, o estás intentando quedarte embarazada y quieres informarte sobre la mejor opción para ti, consúltanos tu caso. Contacta con nosotros o solicita un primera consulta gratuita con nuestros especialistas.