¿Qué es el citomegalovirus?

El Citomegalovirus (CMV) es un virus muy común que puede afectar prácticamente a cualquier persona. Pertenece a la familia de los llamados Herpesvirus.

La mayoría de las personas que lo contraen no saben que lo tienen, ya que rara vez causa síntomas. Sin embargo, si se está embarazada o se tiene un sistema inmunitario debilitado, el CMV puede ser motivo de preocupación.

Desde el punto de vista médico, uno de los aspectos  más considerables es la infección congénita. Cuando la madre contrae la infección por CMV durante el embarazo, existe la posibilidad de transmitirla al feto. Si la infección es primaria (es decir, se ha adquirido por primera vez durante la gestación) el riesgo de transmisión al feto oscila entre un 30 a un 40%. Si la infección es secundaria (el CMV ya existía previamente y se ha reactivado) la probabilidad de infección fetal es mucho menor, de un 0.5% a un 2%.

Es importante saber que el 85 a 90% de los bebés nacen asintomáticos, aunque algunos desarrollan signos de la infección con el tiempo. El más común de estos síntomas de aparición tardía es la pérdida auditiva. Una pequeña cantidad puede desarrollar trastorno de la visión también.

Trasmisión

La transmisión del virus se produce a través de la exposición a los fluidos del cuerpo incluyendo sangre, orina, saliva, leche materna, lágrimas, semen y fluidos vaginales.

Entre los síntomas que se pueden presentar se encuentran: cansancio, fiebre y dolor muscular.

Diagnóstico 

El hallazgo en una muestra sanguínea de anticuerpos IgG+  indica que hubo contacto con el virus, pero no puede determinar el momento del contagio.

El test para detectar los anticuerpos IgM y así  investigar si la infección es reciente, ha demostrado falsos positivos y no es del todo fiable sin la utilidad de otros test adicionales como por ejemplo  Test de avidez de la IgG.

La baja avidez de la IgG sugiere una infección reciente,  mientras que una alta avidez indica la ausencia de una infección primaria actual o reciente.

El screening de rutina del CMV en el embarazo es controvertido por varios motivos:

  • Ausencia de un tratamiento curativo eficaz
  • Difícil predecir la evolución de la infección
  • Falta de un protocolo claro de seguimiento en mujeres positivas
  • Generación de ansiedad en los pacientes

Prevención: 

No existe una vacuna para su prevención. El mejor modo para limitar el riesgo es con higiene personal y buenos hábitos como el lavado de manos (especialmente en las personas más susceptibles de contagio). En el caso que antes del embarazo sea negativo es importante que la mujer ponga atención a las medidas higiénicas para evitar el contagio.

Dra. Elizabet Henzenn
Ginecóloga Amnios In Vitro Project

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH