PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE ESTERILIDAD E INFERTILIDAD

Se considera que una pareja tiene una probabilidad de conseguir el embarazo cada mes que lo busca de aproximadamente un 25 %. Tras 6 meses el 60 % de las parejas consigue el embarazo y este porcentaje asciende a un 80 % tras un año. Por eso se aconseja consultar a un especialista en reproducción asistida cuando no se ha conseguido embarazo tras un año manteniendo relaciones sexuales sin protección.

No es el mismo problema aunque en ambos casos no se consiga tener un hijo. De hecho los estudios y tratamientos para cada caso son completamente distintos.

Una mujer nace con todos los óvulos que va a tener a lo largo de la vida. El óvulo es una de las pocas células del organismo que no se regenera con el tiempo. De esta forma, según pasa el tiempo, la reserva de óvulos de una mujer disminuye. Cuando ésta está demasiado disminuida se habla de reserva ovárica baja.

Según pasa el tiempo, además de disminuir la reserva de óvulos de una mujer, se produce un envejecimiento celular más acusado que a otros niveles. Este envejecimiento celular del óvulo hace que a la mujer cada vez le cueste más quedar embarazada. Y también por ello aumentan los riesgos de aborto y síndrome de Down, porque aumenta la probabilidad de que se produzcan anomalías genéticas durante la fecundación.

La endometriosis es una enfermedad caracterizada porque el endometrio se coloca en otros puntos del organismo distinto del normal. El endometrio es la “piel” que cubre en condiciones normales el útero, y donde habitualmente se debe colocar el embrión ya fecundado para poder dar lugar al embarazo. Pues bien, en las pacientes con endometriosis, este endometrio puede aparecer prácticamente en cualquier sitio, aunque lo más habitual es en la pelvis y, sobre todo, a nivel de trompas y ovarios.

¿Qué tiene la Endometriosis?

Es muy frecuente que aparezca dolor con las reglas. Pero no todas las pacientes tienen ese dolor y la mayoría de pacientes con reglas dolorosas no tienen endometriosis. Igualmente pueden existir problemas para conseguir el embarazo, aunque muchas mujeres con endometriosis consiguen embarazos espontáneos sin problemas.

¿Cómo se trata la Endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad que suele evolucionar “en brotes”. Es decir hay momento de alta actividad, donde las lesiones avanzan rápidamente y momentos de baja actividad, donde las lesiones no progresan. Hoy en día no existe tratamiento para la endometriosis. Pero el objetivo de los tratamientos que se utilizan es procurar que la enfermedad esté el mayor tiempo posible sin actividad.

¿Siempre se opera?

A nivel de los ovarios, los implantes de endometriosis suelen provocar la aparición de quistes de aspecto muy típico en la ecografía y de contenido como “de chocolate”. Antiguamente estos quistes se operaban casi sistemáticamente. Hoy en día se ha visto que esos quistes deben ser operados sólo cuando sean muy grandes o crezcan rápidamente, para preservar el resto del ovario sano, o para asegurarse un diagnóstico correcto. En general se sabe que se deben evitar en lo posible las cirugías del ovario con endometriosis, porque pueden lesionar aún más el tejido ovárico sano.

¿Cómo afecta la Endometriosis a la fertilidad?

En esta enfermedad, igual que el endometrio normal sangra cuando aparece la menstruación, lo mismo ocurre con los implantes de endometriosis. Estos pequeños sangrados hacen que estas pacientes tengan bastante dolor durante las menstruaciones, así como que aparezcan adherencias de unas estructuras a otras. De esta forma, al quedar pegadas las trompas a otros órganos como el intestino, útero u ovarios, no pueden cumplir correctamente su función de capturar el óvulo en el momento de la ovulación. Este es uno de los factores por lo que se dificulta la gestación en algunas pacientes con endometriosis. Pero además, puede ocurrir que los implantes de endometriosis a nivel de las trompas destruyan las mismas, dificultando aún más su función. Pero desgraciadamente, a nivel ovárico la endometriosis no sólo afecta “a lo que se ve”. A veces es peor “lo que no se ve”. La endometriosis puede producir una lesión inmunológica en los ovarios que provoque que el número y, sobre todo, la calidad de los óvulos, se vea afectada en grado mayor o menor según el caso.

Pueden existir diversas causas que afecten a la función de las trompas de Falopio. A veces las cirugías previas pueden provocar que las trompas se queden pegadas a otras estructuras y no se puedan mover. Pero también puede haber habido infecciones previas que en ocasiones han podido pasar desapercibidas y que hayan dejado lesiones irreversibles sobre las trompas.

El síndrome de los ovarios poliquísticos es una enfermedad metabólica que afecta a los ovarios, cápsula suprarrenal (una glándula situada encima del riñón), páncreas e hipófisis. Produce un cortejo de síntomas que no afectan a todas las pacientes. Estos van desde alteraciones en la ovulación, que pueden producir alteraciones con la regla y problemas para gestar, resistencia a la acción de la insulina y elevaciones de los niveles de andrógenos, lo que hace que pueda aparecer más vello corporal y facial o acné.

Efectivamente, no todas las mujeres que tienen trastornos para ovular tienen un síndrome de ovarios poliquísticos. Existen otras anomalías en los ovarios que pueden producir alteraciones en la ovulación.

Es un análisis de sangre, hecho en un día determinado del ciclo en el caso de la mujer, en el que se miden los distintos niveles de las hormonas que interesen en cada caso.

Es una ecografía hecha en los primeros días del ciclo para recontar la densidad de folículos que existe en el ovario en reposo. Hoy en día se considera uno de los mejores predictores de la reserva ovárica, es decir la capacidad de los ovarios de producir óvulos en cantidad y calidad suficiente.

Es una radiografía en la que se introduce un poco de contraste a través del cuello del útero para ver como se dibuja la silueta uterina y el paso de contraste a través de las trompas. Sirve fundamentalmente para observar si las trompas funcionan o no.

Si bien algunas pacientes no refieren ningún dolor es frecuente que sea algo molesta. Es también excepcional que se refiera como muy dolorosa.

Las causas son múltiples. En algunos casos son causas genéticas, ya sean heredadas o no. En otros casos son congénitas, es decir, se nace con ese defecto en la producción de espermatozoides pero sin una base genética. Existen otros varones con anomalías en el cuerpo como el varicocele o la falta de descenso correcto a la bolsa escrotal en la infancia. Y finalmente pueden existir diversos factores medioambientales como el tabaco, alcohol, medios con mucho calor, ciclismo, etc o infecciosos (parotiditis en la pubertad) que puede afectar a la producción de espermatozoides.

Es un estudio de la calidad de una muestra de semen. La muestra se obtiene mediante masturbación y podemos ver el número, movilidad, morfología y demás características de los espermatozoides.

Un seminograma básico sólo nos permite un estudio descriptivo de los espermatozoides y sus características: movilidad, forma, número, etc. Sin embargo el REM consiste en someter a los espermatozoides a unas reacciones que simulen lo que les ocurre durante su paso por el aparato genital femenino y ver cuántos quedan móviles. Esto nos da una idea más funcional del problema real y sobre todo sobre como solucionar dicho problema.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

SI LO PREFIERES, LLÁMANOS

¿PODEMOS AYUDARTE?

Si tienes alguna duda sobre nuestra clínica o alguno de nuestros tratamientos, o estás intentando quedarte embarazada y quieres informarte sobre la mejor opción para ti, consúltanos tu caso. Contacta con nosotros o solicita un primera consulta gratuita con nuestros especialistas.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH